Edad: 60

Distrito: San Bartolo, Lima, Perú.

“Era bastante molesto tener la vista así, con el ojo derecho ya no veía casi nada y la visión en el izquierdo también estaba bajando.”

 Cecilia Robles, una mujer llena de energía, nos recibe en su casa de San Bartolo, un distrito costero con playas muy hermosas, para contarnos su experiencia con Divino Niño.

Ella ha sufrido de miopía desde hace varios años y sus familiares y amigos estaban acostumbrados a verla siempre con lentes. Pero a inicios del 2016, noto que su visión

 

Disminuía aceleradamente y esto empezó a preocuparla, y sin darse cuenta ya a mediados del año había perdido casi completamente la visión del ojo derecho y un poco del lado izquierdo.

“Era bastante molesto tener la vista así, con el ojo derecho ya no veía casi nada y la visión en el izquierdo también estaba bajando.”

Es en estos momentos donde se entera que la Casa del Adulto Mayor de San Bartolo en sociedad con la Clínica Divino Niño Jesús, estaban ofreciendo una campaña de tamizaje gratuito de Catarata y decidió acudir.  En la campaña la captaron como posible paciente de catarata y fue dirigida hacia la clínica.

En la clínica el Dr. Cesar Gonzales le detecto catarata híper madura en el ojo derecho con una agudeza visual de CD 1 m y en el ojo izquierdo de 20/400.

Programaron su cirugía para el ojo derecho y fue operada el 24 de septiembre de 2016.

“Saliendo de la clínica el día de la cirugía, miraba por los bordes del parche que me colocaron y me di cuenta que ya podía ver, estaba contenta.”

Su recuperación fue bastante rápida y había recuperado casi la totalidad de la visión del ojo derecho y ahora tiene una agudeza visual de 20/40.  Y en un próximo control con el médico, se decidió que también debían operar su ojo izquierdo ya que ver bien con un ojo y con el otro no, le podría traer otros problemas de salud a futuro.  Es así que el 12 de noviembre ingresa nuevamente al quirófano y obtiene también resultados satisfactorios igualando la agudeza visual del otro ojo ya operado, es decir 20/40 en ambos ojos.

“Tenía ahora ojos biónicos y lo mejor era que ya no necesitaba usar lentes para ver de cerca”

En una próxima consulta a Cecilia le recetaron lentes de medida, pero para ver de lejos y esto le favoreció mucho, pues como ella misma nos dice.

“Quien no quisiera poder ver de lejos con una vista como esta. Mientras nos señala su ventana.”

Finalizando ya la entrevista Cecilia manifiesta estar muy contenta con la atención que recibió en la Clínica.

 “Durante todo el proceso de mi atención fueron mis hijos los que me acompañaron y nos sentimos muy bien atendidos, eran amables y puntuales, yo los recomiendo a todas mis amistades que ahora me ven y me dice: Ceci que bien estás. Y yo los mando a la Clínica. La verdad estoy bastante agradecida “

En la Clínica nos sentimos muy complacidos de contribuir a que personas que disfrutan de la vida como Cecilia, puedan recuperar un sentido tan vital e importante como es el de la visión y seguiremos trabajando por ello.

Share This